Noticias Reid

Jeep Club lleva aliento a comunidad Paraguas durante recorrido en Constanza

Paraguas.- Esta comunidad ubicada en los deslizaderos de las altas montañas de Tireo, Constanza, fue la seleccionada este año para que unos 70 miembros del Jeep Club, de Reid & Compañía, hicieran entrega de canastas navideñas contentivas de los ingredientes básicos para aliviar el desaliento del olvido en que subsisten.



La actividad, que estuvo encabezada por el licenciado Alvin Ortega, gerente de mercadeo de Reid & Compañía, se inició a las 7:15 de la mañana de este sábado 14 de diciembre, con una caravana de Jeep que enfiló rumbo al Cibao y que recorrió varias comunidades.



El donativo fue recibido por la Fundación Loma Verde, que preside el señor Monchy Valerio, y por los dirigentes comunitarios José Cruz y Natividad Valerio.



Los comunitarios agradecieron a Jeep Club, la elección de esta comunidad para ser parte de este donativo, el cual viene a aliviar la situación de desesperanza y olvido que viven durante el año.



El licenciado Ortega indicó que esta comunidad fue seleccionada bajo el criterio de que existen grandes dificultades en lo que respecta a educación, salud, medio ambiente y vías de acceso.



Esta comunidad hace 17 años vivía de la quema de carbón, lo que se refleja en la actualidad con los altos niveles de deforestación y erosión, que se agrava con la agricultura indiscriminada de personas que llegan de Tireo y Constanza.



En la actualidad existe un gran esfuerzo de las organizaciones que trabajan en la comunidad para subsanar esta situación, con la siembra de unas 6 mil tareas de tierras de pino gravilea y occidental.



La situación afecta el nacimiento de los ríos Yaque del Norte y del Sur, así como el arroyo Tireo, que ven mermar su caudal por la tala inmisericorde de árboles, para dedicar la tierra al cultivo de repollo, papa, cebolla, ajíes y tomate.



Existe una paradoja en relación a las precariedades en que viven estos moradores, mientras existen tierras fértiles y de alta productividad, existe una escuelita deficitaria que sólo alcanza el cuarto curso de primaria, altos niveles de desnutrición y para llegar se hace a través de un camino que bordea la montana, donde los vehículos tienen que ser de tracción especial como el Jeep, por el fango y los deslizamiento.



Las paradas del recorrido se iniciaron en la Virgen de Casabito, en las alturas de Constanza, donde los participantes comenzaron a disfrutar de un clima que los obligaba a utilizar abrigos y de un panorama con una vegetación impresionante.



Alrededor de las 12 del mediodía los aventureros llegaron a Paragua, una comunidad integrada por más de 200 habitantes, quienes esperaban ansiosamente las canastas, las cuales contenían los ingredientes básicos para la alimentación de la familia, así como ropas para grandes y chicos.